Treinta frases memorables en el cine: Historia y contexto. Parte 2

Kobal

En las Treinta frases memorables en el cine: Historia y contexto. Parte 1, recordamos a grandes personajes en la historia del séptimo arte, entre los cuales destacan Vito Corleone, Harry Callahan, Travis Bickle, Norman Bates, entre otros.

A continuación, la lista sigue –al igual que en la parte 1 sin orden de importancia- y crece, con la intención de recordar a otros grandes personajes de históricos largometrajes cuyas frases han logrado trascender de la pantalla grande a la cultura popular.

  • “Frankly, my dear, I don’t give a damn” (Francamente, querida, no me importa), Rhett Butler, Gone with the Wind (1939)

El gran clásico del género romántico dirigido por Victor Fleming y protagonizado por Clark Gable y Vivien Leigh, entrega esta genial línea cerca del cierre del conflicto. La frase expresa el hastío alcanzado por el personaje de Gable, Rhett Butler, luego de la tormentosa y no correspondida relación amorosa entablada con el personaje de Leigh, Scarlett O’Hara por más de una década. La frase es una respuesta a las preguntas “¿A dónde debo ir? ¿Qué debo hacer?” hechas por O’Hara a Butler, quien pensaba que de alguna manera podría mantener a éste en la palma de su mano. Importante resaltar que la palabra damn (maldición) en aquel tiempo causó controversia al emplearse en el largometraje.

  • “Toto, I’ve got the feeling we’re not in Kansas anymore” (Toto, tengo el presentimiento de que no estamos más en Kansas), Dorothy Gale, The Wizard of Oz (1939)

La pequeña Dorothy Gale interpretada por Judy Garland nos regala esta gran frase una vez emprendido el legendario viaje al lado de su mascota Toto. El clásico musical dirigido por Victor Fleming cuenta la gran aventura de una pequeña que vivía en Kansas, quien ante la poca atención recibida por sus padres, emprenderá un viaje extraordinario que le llevará a conocer a grandes personajes como El hombre de hojalata, el Espantapájaros y el León cobarde, los cuales la acompañarán por el camino de los ladrillos amarillos en busca del Mago de Oz. Una película rica en significado y fantasía.

  • “I am big! It’s the pictures that got small.” (Yo soy grande, son las películas las que se han hecho pequeñas), Norma Desmond, Sunset Boulevard (1950)

La legendaria actriz de cine mudo Gloria Swanson, deleita a la audiencia en su interpretación de la decadente Norma Desmond y emite esta frase como muestra de una realidad alterna en la que aquel personaje se desenvolvía. El gran clásico dirigido por Billy Wilder cuenta la historia de una actriz de cine mudo quien, al llegar el cine sonoro, al igual que le sucedería a muchos grandes actores en la vida real, perdería terreno y pasaría drásticamente de moda, en una situación inaceptable para el ego de la gran Norma Desmond. Grandes personajes en la historia del cine realizan cameos en este genial largometraje del cual ningún amante del séptimo arte puede prescindir.

  • “Play it, Sam. Play ‘As Time Goes By” (Tócala, Sam, Toca “Como pasa el tiempo”), Ilsa Lund, Casablanca (1942)

El memorable largometraje dirigido por Michael Curtiz, Casablanca, entrega esta ya histórica línea por medio del personaje de Ingrid Bergman, Ilsa Lund. Una frase que engloba todo el recuerdo de amor entre los personajes principales en un tema musical, el cual, Lund pide al pianista Sam interpretar en el Café de Rick (Humphrey Bogart), mientras éste último trata de evitar cualquier recuerdo de aquel romance, debido al dolor provocado por un alejamiento sin explicación. Una frase más de uno de los grandes clásicos en la historia del séptimo arte.

  • “I’ll be back” (Volveré), The Terminator, The Terminator (1984)

La primera parte de la gran saga de ciencia ficción dirigida por James Cameron y protagonizada por Arnold Schwarzenegger, entrega esta popular línea, la cual hace referencia a una de las principales ideas sobre las cuales gira la historia, el tiempo. El ciborg de apariencia humana interpretado por Schwarzenegger tiene, tras viajar en el tiempo hacia el pasado, el encargo de eliminar a Sarah Connor (Linda Hamilton) y al fallar en su misión, promete volver. Un personaje que lanzó a Schwarzenegger a la fama y que, cumpliendo su promesa, volvería más tarde, aunque con una misión muy diferente.

  • “Well, nobody’s perfect” (Bueno, nadie es perfecto) Osgood Fielding III, Some Like it Hot (1959)

La que para muchos es la mejor comedia de todos los tiempos en el cine de los Estados Unidos, Some Like it Hot (Una Eva y dos Adanes), concluye con esta línea emitida por el personaje de Osgood Fielding III hacia el personaje de Jack Lemmon (Daphne), quien junto con el de Tony Curtis (Josephine), se vieron obligados a disfrazarse de mujeres para escapar de la mafia. Osgood se enamora de Daphne, y cuando ésta le revela que se trata en realidad de un hombre, el millonario le responde “bueno, nadie es perfecto”, y cierra así una extraordinaria comedia dirigida por Billy Wilder, la cual, contó con la imponente belleza de Marilyn Monroe entre sus protagonistas.

  • “Say ‘hello’ to my little friend!” (Di “hola” a mi pequeño amigo), Antonio Montana, Scarface (1983)

El gran clásico del género de mafia dirigido por Brian DePalma, Scarface (Caracortada), entrega esta extraordinaria línea de voz de uno de los actores más influyentes en el cine contemporáneo, Al Pacino. El migrante cubano Tony Montana, violento, sanguinario y sin límites en su búsqueda de poder, cerca del final del largometraje – y de su vida – emite esta frase al enfrascarse en un enfrentamiento armado en el cual, él solo abrirá fuego contra más de veinte hombres que perseguían decididamente su cabeza. Uno de los grandes personajes en la brillante carrera de Al Pacino.

  • “I have always depended on the kindness of strangers” (Siempre he dependido de la amabilidad de extraños), Blanche DuBois, A Streetcar Named Desire (1951)

El extraordinario talento de Vivien Leigh regala una de las interpretaciones más poderosas de su brillante carrera en el largometraje Un tranvía llamado deseo, dirigido por Elia Kazan y protagonizado por Marlon Brando, Karl Malden y Kim Hunter. El perturbado personaje de Blanche DuBois, en uno más de sus intentos de provocar compasión hacia ella, emite esta frase dentro de la gran historia escrita por Tennessee Williams para el teatro. Una muestra de psicología elaborada en el perfil de los personajes dentro de uno de los grandes clásicos del cine norteamericano, el cual redefiniría la actuación y la dirección para siempre.

  • “Yo, Adrian! I did it!” (Yo, Adrian, lo hice) Rocky Balboa, Rocky II (1979)

El drama deportivo favorito para muchos, Rocky, entrega en su segunda parte esta emotiva frase sobre el cierre, luego de que Rocky Balboa, el icónico personaje creado e interpretado por Sylvester Stallone, venciera dramáticamente – como fueron todas y cada una de sus peleas – a su oponente y al poco tiempo gran amigo, Apollo Creed; mientras tanto Adrian (Talia Shire), sonríe emotivamente ante el televisor al momento que Rocky le dedica un título mundial conseguido por medio de una incansable preparación física y mental. Una gran historia sobre la determinación y el verdadero deseo de superación del ser humano.

  • “A census taker once tried to test me. I ate his liver with some fava beans and a nice Chianti” (Un empleado trató una vez de ponerme a prueba. Comí su hígado con algunas habas y un buen Chianti), Hannibal Lecter, The Silence of the Lambs (1991)

El extraordinario filme de crimen y suspenso dirigido por Jonathan Demme, El silencio de los inocentes, entrega esta genial frase por medio de su personaje principal, el doctor Hannibal Lecter; en ésta, se encuentra toda la esencia del personaje, un hombre que dotado de una inteligencia sobresaliente, cometiera crímenes horrendos buscando satisfacer su hambre y su deseo de carne humana. Un detalle de cinismo, comicidad y horror por parte del legendario personaje interpretado por el talentoso Anthony Hopkins.

 

Anuncios

About this entry