La Caza: Los niños y la verdad

jagten-filmen-dvd1-jagten-film-review-2012

Existe una creencia tradicional que afirma que los niños siempre hablan con la verdad. Esta idea se encuentra fuertemente relacionada con la pureza y la inocencia de los seres humanos en etapas tempranas de su desarrollo, aspectos que si bien son innegables, algunas veces encuentran motivos suficientes para ser dejados de lado en busca de la tan necesaria y frecuentemente olvidada atención. El ser humano interactuará de mejor manera ante la sociedad y su entorno mientras sea emocionalmente más estable; sin embargo, existe una línea imperceptible entre la atención necesaria y matices de ésta que conllevan efectos contrarios a los deseados. Ante esta situación surge una interrogante ¿Qué sucede cuando los niños no reciben la atención adecuada durante su desarrollo?

El director danés Thomas Vinterberg entrega su largometraje titulado La caza (Jagten, 2012), el cual, gira en torno a los niños, la verdad, las causas y las consecuencias que puede alcanzar la búsqueda de esa atención tan necesaria en el desarrollo humano durante sus primeras etapas. La película cuenta la historia de Lucas (Mads Mikkelsen), honorable maestro de preescolar en una pequeña localidad danesa, el cual, de la noche a la mañana descubrirá como su intachable reputación se verá dañada en diferentes niveles ante la tradicionalmente irrefutable palabra de los niños, en este caso de una pequeña, misma que sin la intención de afectar a nadie, provocará consecuencias de magnitudes inimaginables en la comunidad y principalmente en la vida de Lucas.

Desde las primeras secuencias, Vinterberg permite a la audiencia conocer a Lucas, tanto en su trabajo como en su vida personal. En la escuela para la cual trabaja, es uno de los maestros más queridos por sus pequeños alumnos, ya que siempre con la mejor disposición, comparte y disfruta el tiempo con ellos. Mientras tanto, en su vida personal, se enfrenta a una difícil separación y trata de mantener una relación con su hijo adolescente, el cual, vive con su madre y puede ver únicamente por corto tiempo a lo largo de la semana. Es evidente que Lucas atraviesa por un momento complicado en su vida, sin embargo, es capaz de disfrutar de su trabajo y entregarse completamente a su labor de formación con los niños.

Una de las niñas que asisten a la escuela es Klara, quien tiene una relación con Lucas que va más allá de la profesión de éste, ya que se trata de la hija de su mejor amigo Theo (Thomas Bo Larsen). Hermana menor de un adolescente, Klara se expondrá a una imagen de contenido sexual, crucial para el curso del largometraje, con su hermano y un amigo como protagonista. La pequeña que aparentemente se encuentra en un hogar y con una familia apropiada para su desarrollo, vivirá situaciones inevitables que le orillarán a tomar decisiones en busca de una atención que no encuentra en casa. Es importante señalar en este sentido que los niños muchas veces se enfrentarán a situaciones inevitables en su desarrollo, las cuales escaparán del cuidado de sus padres por más que éstos traten de impedirlo.

La búsqueda de afecto de Klara le orillará a hacer comentarios que levantarán sospechas en la directora de la escuela. Importantes secuencias nos mostrarán a la pequeña tratando de llamar la atención de Lucas, con quien siempre ha mantenido una relación basada en el afecto. Lucas debe ver también por el resto de niños que se encuentran bajo su cuidado, esta situación lleva a Klara a exigir mayor afecto y atención por parte de su maestro, por lo que en un acto en el que claramente la pequeña no tiene idea de las consecuencias que traerá consigo, acusará a Lucas de haber tenido un comportamiento indecente delante de ella. Esta situación derivará en una serie de eventos sumamente complicados para la vida de Lucas y de quienes le rodean.

La directora de la escuela de inmediato escucha atentamente a la pequeña, la cual, en todo momento puede verse insegura de su historia. En una secuencia clave, Vinterberg nos mostrará la forma menos apropiada en que se puede obtener el testimonio de un niño al presionarlo y prácticamente decirle cuáles deben ser las respuestas a las preguntas que se le hacen. Inevitablemente el acontecimiento acarreará consecuencias para Lucas, quien se verá dañado física y emocionalmente al perder la credibilidad de su amigo Theo, de una maestra con la que iniciaba una relación y eventualmente del resto de la comunidad. Importante destacar la fotografía utilizada por Vinterberg, obscura, con un uso de luces, sombras y detalles en las miradas siempre interesante, aspecto que logra reforzar las emociones en el espectador.

Es necesario señalar que distintas secuencias mostrarán como la armonía que experimentaba la comunidad se verá afectada irremediablemente de un momento a otro. La intensidad en las actuaciones cobrará niveles de gran relevancia en el curso del largometraje, destacando la de Mikkelsen en todo momento, ya que logra generar gran empatía con la audiencia. A partir de este momento el largometraje se convierte –al igual que una de las tradiciones en la comunidad- en una verdadera Caza. Vinterberg maneja las consecuencias que se derivan de este malentendido con sensibilidad, intensidad y maestría, aspectos necesarios al tratarse de una situación delicada. Vinterberg lleva al espectador a entender a todas las partes implicadas, de la forma en que el cine de calidad debe hacerlo al explorar causas, consecuencias y principalmente, evitar emitir juicios de valor.

El director Thomas Vinterberg conseguirá la empatía de la audiencia. En primer lugar se encuentran los padres de Klara, quienes sin dudarlo creerán y defenderán en todo momento a su hija,  ¿Cómo negar que se trata de una postura que cualquiera adoptaría?; La comunidad olvidará la reputación de Lucas y en una aparente muestra de solidaridad, mostrará todo su repudio ante la presencia de éste, quien por último, defenderá una verdad que únicamente él y la audiencia conocen. El director se valdrá de estas posturas y nos regalará brillantes e intensas secuencias que se encargarán de mostrar los alcances que puede tener la falta de atención en los niños, misma que éstos buscarán conseguir de alguna manera, sin tener plena conciencia de las consecuencias que esta situación puede acarrear en las personas que les rodean.

La caza fue escrita por Tobias Lindholm y por el mismo Thomas Vinterberg. El largometraje fue aclamado por la audiencia y por la crítica especializada, quienes reconocieron la calidad en la dirección de Vinterberg y principalmente la sobresaliente y cautivadora interpretación de Mikkelsen, quien logra transmitir todas sus emociones a la audiencia frente a una situación en la que pareciera estar destinado siempre a perder. La caza mereció nominaciones a la Palme d’Or del Festival de Cannes y al Premio de la Academia a la Mejor película en Lengua extranjera; Mikkelsen fue premiado en el festival de Cannes como Mejor actor mientras el largometraje continuó recogiendo nominaciones y reconocimientos en el medio cinematográfico a nivel mundial.

La idea de que los niños siempre dicen la verdad es refutada por Vinterberg a través de una serie de cuestionamientos y una interesante búsqueda de explicaciones que, a lo largo de La caza, el espectador encontrará. Se trata de un excelente largometraje que mantiene el interés en la audiencia por medio de intensos enfrentamientos que giran en torno a la verdad. Un propositivo discurso que explora las causas y las consecuencias de un comportamiento que cerca del cierre, se encargará por sí mismo de resolver el conflicto, al menos hasta una intrigante conclusión. Thomas Vinterberg nos hace una propuesta actual y relevante, misma que no puede ser ignorada; En lo que respecta a la atención y formación de los niños ¿Realmente lo hacemos de la forma adecuada?

thehunt

Anuncios

About this entry